Cinco claves para viajar con tu mascota este verano

1. Lleva la documentación contigo siempre

En el paquete de los básicos (bebedero, comedero y algún juguete) deberías incluir la cartilla de vacunación al día o por consecuente el pasaporte animal por IMRA(documento que sirve para tener el control de las vacunas padecimientos e historial clínico de tu mascota), también es conveniente que lleves un informe de su veterinario y su medicación, si es que la toma.

2. Es mejor no cambiarles la comida

"Lo ideal es llevar siempre su alimento habitual y adaptar la ración a la actividad que tendrá", dicen desde Royal Canin. También debe tener agua fresca a su disposición durante el día y la noche, y, si vamos a hacer una excursión o a pasar el día fuera, es recomendable llevar una botella de agua. En el caso de optar por una alimentación mixta o húmeda, hay que limpiar siempre el comedero después de usarlo y mantener el producto húmedo que sobre en la nevera.

En todos los casos, es conveniente evitar las situaciones de calor intensas —por ejemplo, que se quede en un coche cerrado al sol o al hacer ejercicio intenso con altas temperaturas— para evitar que sufra un golpe de calor, que "es una subida repentina de la temperatura corporal por encima de los 42 grados", explican desde Royal Canin. Si notamos síntomas como exceso de salivación, temblores musculares, pérdida de fuerza y apatía, respiración acelerada o tonos azulados de las encías, hay que acudir al veterinario urgentemente.

3. En el coche, debe llevar 'cinturón'

Existen distintas formas de que nuestra mascota viaje segura. En caso de llevarla suelta en el maletero, será necesaria una rejilla de seguridad que la separe de los asientos delanteros o de la zona de pasajeros. También puede ir en uno de los asientos, sujeta con un arnés y una correa que se engancha al broche del cinturón de seguridad. Los perros pequeños o gatos que viajen en trasportín pueden quedarse en el suelo detrás de uno de los asientos delanteros o, si es para perros grandes, en el maletero cerca del respaldo, o en posición transversal a la marcha.

Además, se aconseja parar cada dos o tres horas para que pueda orinar, defecar y beber agua. 

4. No todas las playas admiten mascotas

No, no todas admiten animales de compañía y tampoco existe una normativa estatal que indique las playas a las que podemos llevarlos. La regulación depende de las ordenanzas de cada municipio, que, además, pueden variar de un año para otro.

Tampoco nos olvidemos de protegerlos del sol, intentando que descansen bajo una sombrilla para evitar quemaduras. Y al acabar el día en la playa, es recomendable lavarles los ojos, orejas y nariz con agua limpia.

 

5. 'Pet friendly' no es sinónimo de 'todo  se vale'

Que un lugar se denomine pet friendly no implica que dentro del local no haya que seguir unas normas de comportamiento como en cualquier otro sitio. Para que nuestra experiencia, la de nuestra mascota y la del resto de personas que están en el lugar sea la mejor, es recomendable seguir ciertos consejos que aportan desde Royal Canin: "Procura que tu mascota haga algo de ejercicio antes de entrar al establecimiento para que esté más tranquila; lleva un poco de su alimento habitual para dárselo a modo de premio si hiciera falta y evita que pida comida a otras personas del local, átalo corto para evitar que se acerque a las demás personas del establecimiento, siempre es mejor que sean ellas quienes se acerquen y no al revés; lleva tu propio bebedero o pide un recipiente para ella y evita así que se contagie con infecciones de otros animales; no dejes que se suba a las sillas del local; elige una mesa con espacio alrededor para estar más cómodos y comprueba si hay otras mascotas en el local antes de entrar y valora cómo puede reaccionar la tuya", concluyen.

 

Fuente: El país

Link de la nota completa:

https://elpais.com/elpais/2019/07/10/buenavida/1562751661_200965.html

Dejar un comentario: