Consejo: cómo evitar que mi perro jale de la correa

El truco está en la energía que le permites tener al perro; el error más común es permitir que estallen en un frenesí de emoción, esto lo único que logra es que tal estado de excitación se presente en todos los perros y la hora del paseo siempre será un estira y afloja en el que tu jalas al perro y el perro a ti.

Los paseos pueden ser tranquilos, el truco está en controlar su energía antes de salir a caminar.

Te recomendamos que cuando tu perro este acelerado o hiperactivo, lo ignores y dejes que se calme, ahí está la esencia de esta magia, permitir que el perro se relaje y salga tranquilo.

Porque si el perro sale con mucha energía, nada lo va a parar, y entre más jales la correa, el hará lo mismo.

Si quieres que el paseo sea tranquilo, debe comenzar tranquilo.

Eso sí, ten en mente que, si el perro no ha salido en todo el día a correr o caminar, por más que trates que se calme antes de salir, va a ser muy difícil. Los perros necesitan ejercicio y mucha actividad física dentro de su rutina, cuando no existe, habrá un exceso de energía que será muy difícil de controlar.

Por ello un buen tip antes de salir a caminar, es jugar con él, hacerlo que tenga actividad física, darle un tiempo para que se calme, y ahora sí, puedes salir con un perro con una energía distinta.

Dejar un comentario: